Seleccionar página

Reparacion aire acondicionado Zaragoza

reparacion aire acondicionado zaragoza

Tenemos a los mejores técnicos de reparación de aire acondicionado en Zaragoza!

Nuestros instaladores de aire acondicionado en Zaragoza realizarán la instalación, con la mayor eficacia y rapidez, y sin que tenga que hacer frente a las molestias que la instalación supondría. Además, arreglamos cualquier avería que pueda tener su equipo de aire acondicionado, ya que muchas veces, y especialmente con el paso del tiempo, los componentes de estos pueden deteriorarse. Nuestros profesionales no sólo tienen el título que los acredita como tal, sino que reciben formación continua para estar al tanto de las últimas novedades del mercado de Zaragoza. De esta manera pueden orientar mejor a los clientes y ofrecerles un servicio realmente eficaz, que roce la excelencia, lo que es, al fin y al cabo, nuestro objetivo.

Si nota que su aire acondicionado pierde agua o si no enfría lo suficiente o no enciende, nuestros técnicos se encargarán de repararlo. Asimismo, si quiere cambiar los filtros y no sabe cómo hacerlo, llámenos y tendrá rápidamente a su disposición a un técnico que puede hacer el trabajo por usted a la mayor brevedad. Disponemos de un Centro de Atención Telefónica al Cliente donde recibimos llamadas las 24 horas del día, los 365 días del año. Eso significa que puede llamarnos en cualquier momento del día o de la noche, y cualquier día del año, incluidos festivos y fines de semana, y le atenderemos a la mayor brevedad.

Tenemos una experiencia en reparación e instalación de aire acondicionado en Zaragoza de casi 20 años en el sector, tiempo suficiente para fidelizar clientes y para convertirnos en una compañía líder y de referencia en el mercado. Esto es posible gracias  la calidad que ofrecemos, que unido a la profesionalidad y una política de precios realmente ajustados contribuyen a satisfacer por completo las necesidades de nuestros clientes.

Entre nuestras ventajas está la posibilidad de consultar su expediente en tiempo real a través de unas claves que le facilitaremos o de pedirnos un presupuesto online de reparación de aire acondicionado en Zaragoza de cualquier marca, de una manera rápida e intuitiva. Todos nuestros procesos están auditados internamente con el fin de corregir pequeños errores y potenciar nuestros puntos fuertes.

Reparamos aire acondicionado Mitsubishi, Samsung, Fagor, Bosch, Vaillant, Junkers, LG, Hitachi, Fujitsu, Panasonic, Haier, General Electric, York, Westinghouse, etc.

Servicio técnico aire acondicionado Zaragoza de todas las marcas

¿Necesita un técnico de aire acondicionado en Zaragoza? ¡Llámenos! Estamos muy cerca de usted. Llegaremos cuanto antes y no le defraudaremos.

Te enviaremos al mejor técnico en reparaciones a domicilio en pocos minutos!

Ahora te dejamos este consejo interesante

Cómo instalar una unidad de aire acondicionado fijo en casa

Para combatir el calor contamos con diferentes opciones, pero sin duda la más eficaz de todas ellas es la instalación de aire acondicionado, lo que nos permitirá tener nuestro hogar a una temperatura adecuada.

La instalación de un equipo de aire acondicionado no es difícil. Si tiene experiencia en este tipo de trabajos o cierta pericia para hacerlos, puede intentar la instalación de manera autónoma. Si le parece un trabajo difícil o engorroso, o simplemente no quiere perder tiempo o prefiere un trabajo más profesional puede llamar a un técnico, que procederá a su instalación de una manera rápida, cómoda y con todas las garantías que ofrece un trabajo profesional. S

Para instalar aire acondicionado en casa necesitará, en realidad, dos aparatos, una bomba en el exterior y un difusor en el interior de la casa. Ambos deben estar conectados entre sí y contar con un desagüe que impida la condensación.

Los materiales que vamos a necesitar son los aparatos, tubos de cobre, neopreno, goma y PVC, canaleta de plástico, espuma de poliuretano, tacos y tirafondos. En cuanto a las herramientas, necesitarás un taladro eléctrico, brocas, tuercetubos, abocardador, detector de metales, martillo y cincel.

Según nuestros compañeros de Reparaciones Zaragoza Lo primero que debemos hacer es elegir el lugar más propicio para colocar la unidad interna o difusor del aire acondicionado. Éste debe ser un lugar donde no se coloquen habitualmente personas justo debajo. Por ejemplo, si lo vamos a instalar en una habitación no conviene ponerlo justo sobre la cama, ni tampoco justo encima del sillón en un salón, porque el aire frío directo podría resultar muy molesto.

Si la habitación es alargada, resulta muy eficaz colocarlo sobre la mitad de la pared más larga, para que la temperatura sea uniforme y el aire frío pueda repartirse por toda la habitación. Para estancias muy alargadas, quizá sea más conveniente poner dos aparatos de aire acondicionado, con la mitad de capacidad, uno en cada extremo de la habitación.

También es necesario tener en cuenta, antes de proceder a la instalación, que necesitamos elegir una zona donde no haya cables ni tuberías que podamos dañar con el taladro. Si tenemos alguna duda, y para más seguridad, debemos utilizar el detector de metales, que nos indicará si el sitio que hemos elegido es seguro a la hora de taladrar.

A continuación, presentamos el soporte en la pared. Hay que tener en cuenta que, antes de marcar los puntos de fijación con un lápiz, para cerciorarnos que queda completamente recto.

A continuación procedemos a perforar con el taladro, utilizando una broca para hormigón del mismo diámetro de los tacos y tirafondos que vayamos a utilizar para sostener el soporte. Nos ayudaremos de un martillo para introducir los tacos de expansión y sustituiremos la broca por la punta adecuada para fijar la placa a la pared con los tirafondos que ya incluirá el kit.

A continuación, deberemos hacer un orificio pasante de unos milímetros junto al soporte, tal y como nos indica el fabricante, para sacar los tubos de conexión hacia el exterior. Para ello dibujaremos con un lápiz un círculo de ese diámetro y, para que nos sea más sencillo, emplearemos un trozo de tubo como si fuera una plantilla.

El paso siguiente exige preparar el taladro previamente con una broca extra larga, con la que realizaremos el agujero. Si vamos a colocar la unidad de dentro de la vivienda más arriba que la unidad que situaremos fuera de ella, procuraremos que el orificio tenga una ligera inclinación hacia abajo, lo que favorecerá el drenaje de la condensación.

Tras vaciar el círculo con el taladro y la broca procederemos a rematar el trabajo con la ayuda de un cincel y un martillo. A continuación, y con el objetivo de canalizar más fácilmente los tubos y el cable eléctrico, introduciremos en el orificio un tubo de PVC que tenga la longitud equivalente al grosor del muro que hemos taladrado y un diámetro adaptable al agujero que hemos hecho. Entonces pasamos el cable eléctrico y los tubos de refrigeración y drenaje por el tubo de PVC.

El siguiente paso es colocar la unidad interior sobre el soporte, asegurándonos que queda completamente sujeta por los ganchos que tiene la placa. Ya hemos colocado una de las dos unidades. Es hora de instalar el segundo aparato, que esta vez será exterior. Para instalar la unidad exterior la primera cosa que haremos será poner una canaleta en la fachada de la vivienda con el fin de disimular el cable y los tubos necesarios para que funcione el aire acondicionado. Para instalar la canaleta perforaremos unos orificios con el taladro y una broca para hormigón que debe tener el mismo diámetro que los tacos y tirafondos que utilizaremos para fijarla.

Tras unir los tacos con los tirafondos utilizamos el martillo para insertarlos en los orificios y, posteriormente, los atornillamos con el taladro atornillador que tenga la punta adecuada. Para unir los tubos al aparato exterior debemos hacer unas prolongaciones, para lo que será necesario ensanchar los extremos de los tubos de cobre con una herramienta llamada abocardador, que suele ser utilizada por los fontaneros.

A continuación tendremos que hacer un sifón en el tubo de aspiración. De esta manera evitaremos que se produzca un retorno de líquido en las paradas. Para realizar el sifón utilizaremos un tuercetubos, ya que doblar el tubo con las manos no resulta lo más recomendable, porque no nos ofrecería buenos resultados.

Una vez que hemos dado forma al tubo lo enroscamos al conducto de gas, apretando bien la tuerca con la ayuda de dos llaves. Asimismo, conectaremos el otro tubo de cobre al conducto del líquido refrigerante, y tras empalmar los tubos los forraremos con una manguera aislante. De esta manera quedarán convenientemente protegidos de la climatología, especialmente de la lluvia y los cambios bruscos de temperatura.

El siguiente paso es introducir el cable eléctrico y los dos tubos en la canaleta y poner la tapa. Y a continuación realizar los empalmes de los tubos en el aparato exterior. Para ello atornillaremos la tuerca, primero con la mano y después con las dos llaves. Pasaremos después a realizar las conexiones eléctricas. Para ello debemos introducir cada polo en su borne correspondiente. Apretamos con fuerza los tirafondos con el atornillador eléctrico y comprobamos si la fijación está firme.

Ya tenemos hechas las conexiones eléctricas y frigoríficas. Es el momento de purgar los tubos, o lo que es lo mismo, vaciarlos de aire para que el líquido refrigerante no encuentre problema alguno a la hora de circular por ellos. Ya sólo nos queda sellar el tubo de plástico con espuma de poliuretano. De esta manera nos aseguramos que no hay filtraciones. Hay que tener en cuenta que el volumen de la espuma aumenta de manera considerable desde el momento de la aplicación hasta su endurecimiento, para no pasarnos echando producto.

El último paso es comprobar que el aire acondicionado funciona correctamente. Si es así, lo hemos conseguido. Si no funciona, lo mejor será llamar a un técnico especialista de Zaragoza que puede ayudarnos a completar el proceso de una manera rápida y efectiva, sin que tengamos que perder el tiempo comprobando cada uno de los pasos. La utilización de un equipo de aire acondicionado es sinónimo de confort. Estos aparatos cada vez más eficientes y menos ruidosos, y sirven, además de para enfriar, para mantener óptima la calidad del aire, pues lo mejoran en entornos húmedos, secos o con mucha polución.

Para crear un ambiente confortable debemos tener en cuenta que, en verano, la temperatura debe estar entre 24 y 28º C, mientras que en verano lo ideal es tener la casa entre los 18 y los 21º C. El grado de humedad debería estar entre el 40 y el 60%. El aire debe circular de manera uniforme y a la velocidad adecuada, y de nada serviría que se concentrara en una sola dirección. Hay que tener en cuenta, además, que los filtros de los aires acondicionados y los purificadores son capaces de eliminar los ácaros y bacterias. De esta manera, contribuiremos a mejorar la calidad del aire.

En casa, además de equipos de aire acondicionado fijo también podemos utilizar otros productos de climatización, como humidificadores y deshumidificadores, ventiladores de techo,  ventiladores portátiles. Sólo hay que ver nuestras necesidades y elegir la solución que más se ajusta a nuestros intereses. Los humificadores y deshumidificadores se encargan de regular el aire en las casas, contrarrestando los efectos del ambiente seco o del húmedo, lo que se logra aumentando o disminuyendo los niveles de humedad hasta conseguir el mayor confort.

Con los ventiladores de techo se consigue una suave brisa que produce la sensación de frescor. Son una solución económica y tienen la ventaja de una fácil instalación, además de contar con un bajo consumo.

Los climatizadores evaporativos utilizan agua para enfriar el ambiente. Entre sus ventajas es fácilmente manejables, al igual que el aire acondicionado portátil, que podremos colocar en aquel lugar de la casa que necesitamos climatizar en cada momento. Sus prestaciones de funcionamiento resultan similares a las de los equipos de aire acondicionado fijo. Por último, existe la opción de los ventiladores portátiles, que resultan perfectos para refrescar los días más calurosos sin necesidad de realizar un gasto excesivo. Hay que tener en cuenta que los ventiladores no producen frío, ni contribuyen a disminuir la temperatura de la estancia, pero consiguen que la sensación térmica sea menor gracias al aire que desprenden sus aspas a rotar.

Si finalmente se decanta por instalar aire acondicionado en Zaragoza estamos para ayudarle. Contamos con una amplia plantilla de técnicos de aire acondicionado y un excelente servicio de reparación e instalación de este tipo de aparatos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies